Yanela Varela: la verdadera historia de la niña migrante

Yanela no fue separada de su madre en la frontera que separa a México de Estados Unidos.

En la más reciente portada de la revista Time, una menor inmigrante de chaqueta rosada llora frente al presidente de Estados Unidos, Donald Trump. La niña es Yanela Denise, hondureña de dos años.

Tanto su foto original, sin edición, tomada en el lugar de la detención por el fotógrafo John Moore, como la caratula de la publicación, se convirtieron en el símbolo del huracán de indignación que arrasó con la reputación del republicano por la separación de familias que su llamada “tolerancia cero” fomenta en la frontera.

¿Qué dice el padre de Yanela?

Pero, realmente, Yanela no fue separada de su madre en la frontera que separa a México de Estados Unidos. Al menos así lo aclaró, en entrevista para Reuters, Denis Valera, el padre de la menor de edad. Lo que pasó fue que la niña y su madre, Sandra Sánchez, fueron detenidas juntas en la ciudad fronteriza de McAllen, Texas, donde Sánchez solicitó asilo, pero no fueron separadas.

“Mi niña ha sido símbolo de esa situación de separación de los niños en la frontera de Estados Unidos. Ha tocado, tal vez, el corazón del presidente Trump”, dijo Valera.

Por su parte, la vicecanciller hondureña, Nelly Jerez, confirmó la versión del hombre. Varela dijo que estaba impresionado y dolido cuando vio por primera vez la foto de su hija llorando en la televisión: “Le rompe el corazón a cualquiera (…) triste, con dolor por lo que ella estaba pasando en ese momento”.

¿Quién es el fotógrafo?

Moore, fotógrafo de Getty Images y quien recibió el premio Pulitzer, dijo a Univisión Noticias que “honestamente fue muy duro para mí. Yo fui a acompañar a los agentes de la Patrulla Fronteriza esa noche mientras detuvieron a mucha gente, como 30 de una vez, que habían cruzado”.

Para el periodista fue demasiado doloroso capturar el momento en que la niña empezó a llorar, sin embargo, con 10 años documentando el fenómeno de la migración en la frontera, ha visto cientos de historias donde las familias terminaron separadas por las autoridades migratorias.