La fotógrafa australiana Jenny Hillman se encontraba caminando en la parte trasera de su domicilio en Ballandean, al sur de Queensland, Australia, cuando tuvo la ‘suerte’ de presenciar y grabar la batalla entre una serpiente negra manchada y una serpiente negra de vientre rojo, las cuales han sido clasificadas como más peligrosas de ese país, de acuerdo al portal ABC.Net.

 

Tenía mi cámara lista“, señaló Hillman, y añadió que para su sorpresa, vio que “había una serpiente grande que había agarrado la cola de la serpiente más pequeña“.

Supongo que estaba cazando y su intención era comerse a la serpiente más chica“, aseguró la mujer en el vídeo que publicó en Facebook.

 

Este suceso no es algo inusual

El profesor de la Escuela de Ciencias Biológicas de la Universidad de Queensland, Bryan Fry, afirmó que esto suele suceder.

Para una serpiente, comerse a otra es lo más fácil de hacer […] Es una comida agradable y conveniente: se extiende bien, es larga y tiene el mismo tamaño que su estómago. Es más fácil de comer que algo voluminoso como una rata“, aseguró.

Fry añadió que la serpiente negra manchada seguramente siguió el olor de la serpiente negra de vientre rojo hasta que la pudo encontrar.

 

Clonan a uno de los mejores perros policías en China