VIDEOS: el gran asteroide que acabó con los dinosaurios provocó un tsunami de 1.600 metros de altura

Un reciente estudio reveló que el fenómeno produjo un enorme maremoto global y olas tan grandes como nunca se han visto en la historia moderna.

Un grupo de investigadores estadounidenses descubrió que el asteroide que provocó la extinción de los dinosaurios hace unos 65 millones de años, generó un enorme tsunami de una milla (1.600 metros) de altura que recorrió todo el planeta.

Perú: una niña se contagió de una ameba “comecerebros” luego de bañarse en una piscina

El equipo del Departamento de Ciencias de la Tierra y Medio Ambiente de la Universidad de Michigan realizó la primera simulación del maremoto desde el inicio “hasta el final de la expansión de las olas”, como señaló la investigadora principal Molly Range.

La enorme roca llamada Chicxulub, que medía unos 14 kilómetros de diámetro, impactó en lo que hoy es el golfo de México. “El asteroide de Chicxulub resultó en un enorme tsunami, el cual no se ha visto en la historia moderna“, destacó Range en diálogo con Live Science.

Añadió: “No fue hasta el inicio de este proyecto que me di cuenta de la escala real de este tsunami, y ha sido una divertida investigación para compartir”.

¿Qué fue lo que pasó?

Para realizar la simulación, el equipo acudió a Brandon Johnson, profesor de los cráteres de impacto en la Brown University en Rhode Island.

Con su colaboración determinaron que en los 10 minutos posteriores al choque con la Tierra, el asteroide se hundió a 1.500 metros de profundidad y la explosión tuvo tanto poder que aún no había agua dentro. “En este punto, el agua se estaba moviendo hacia el cráter” y luego de precipitarse “se retiró, formando una ‘ola de colapso‘”, apuntó Range.

Los investigadores sostienen que “este tsunami se movió por todo el océano”. En el golfo de México el agua alcanzó los 143 kilómetros por hora y en las primeras 24 horas, los efectos se extendieron hacia el Atlántico, así como a través de la vía marítima de América Central (que ya no existe, pero que conectaba el golfo con el Pacífico).

Después de la ola inicial, otras réplicas se dieron en distintas partes de la tierra. En el Pacífico Sur y el Atlántico Norte, alcanzaron los 14 metros. En el Pacífico Norte fueron de 4 metros. Mientras tanto, el golfo de México vio olas de hasta 100 metros.

A modo de comparación, la ola más grande jamás registrada en el hemisferio sur tuvo una altura 23,8 metros, golpeó a Nueva Zelanda en mayo de 2018. Asimismo, el tsunami que devino luego del impacto del asteroide llegó a ser 29.000 veces más poderoso que el que asoló el océano Índico en 2004.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here