Valencia vs Barcelona: El partido de la década

0
32

El Valencia lleva diez años sin jugar una final. Tal es así, que el partido de esta noche en Mestalla es el partido más importante de la década. Diez años dando tumbos en la que los grandes logros del equipo eran clasificarse para la Liga de Campeones año a año. Eso, en las temporadas buenas con Emery en el banquillo. En el resto, muchos apuros y más de una campaña rezando para que la cosa les depare una final que se les resiste más de lo esperado.

Y el rival no es cosa sencilla. En las dos últimas temporadas en las que el club de Mestalla se ha jugado el pase a una final ha sido el Barcelona el que le ha tapado el paso. Lo hizo el año de Emery y lo repitió, con humillación incluida, la campaña de Gary Neville. Mientas para el Valencia el partido lo es todo, para el Barça parece uno más. Algo rutinario.

A Marcelino le han llegado buenas noticias, pero no excelentes. Recuperar a Guedes, el chico maravilla, es un motivo de satisfacción, pero no completa. Sólo lo podrá utilizarlo como el comodín del público. Estará en el banquillo, pero no puede jugar el choque completo.

El técnico asturiano ha preparado un partido calcado a los dos que ha jugado con su Valencia ante el Barcelona esta temporada.“No estamos preparados para aguantar 90 minutos al Barcelona”,el Barça no logró chutar a puerta en la primera parte, pero falto de algo más. Ese plus lo necesita hoy sobre el terreno de juego para buscar las cosquillas a un equipo que sólo se ha quedado dos veces sin marcar lejos de su estadio en todo lo que llevamos de campaña. “Complicado, pero no imposible”, comentaba el técnico.

Con Messi descansado

Por parte del Barça, el objetivo es meterse en la quinta final copera consecutiva.

A pesar de que los azulgranas se hayan habituado en los últimos años a llegar a estas instancias de la competición, eso no quiere decir que se den por satisfechos. Como dijo el propio Valverde en rueda de prensa, “el pasado es pasado y ahora nos toca a nosotros escribir el futuro”. Un futuro en el que se vislumbra la posibilidad de hacer lo nunca visto en la era moderna, ganar cuatro Copas consecutivas. Lo hizo el Real Madrid entre 1905 y 1908 y lo repitió el Athletic entre 1930 y 1933. El Barça se lo ha puesto como objetivo y para llegar hasta ahí, la penúltima parada es Mestalla.

Los azulgranas llegan a la contienda después de un partido exigente en Liga contra el Espanyol. Valverde le dio algo de descanso a Messi, una hora, pero entre la lluvia y lo feo que se puso el partido tras el gol de Gerard Moreno, el rosarino no pudo ir con el freno de mano echado en Cornellà. A nadie le gusta perder un derbi.

Además, es de esperar que Valverde recupere a su pareja de laterales titulares, que descansaron en el RCDE Stadium. La incidencia de Jordi Alba y Sergi Roberto en el juego azulgrana tiene tal importancia, que se hace impensable prescindir de ellos en una cita de este calibre.

Por otra parte, el vestuario azulgrana llega a Mestalla mentalizado de que le espera uno de los ambientes más hostiles que se puede encontrar en España a día de hoy

. Si normalmente los encuentros en feudo valencianista son una encerrona para los catalanes, lo que hay en juego lo intensifica todo mucho más.

En este sentido, los culés andan con la mosca detrás de la oreja con el tema arbitral. No olvidan que en este mismo campo no les concedieron un gol legal hace menos de tres meses y creen que toda la polémica que hubo en el encuentro de ida podría perjudicarles. Sergi Roberto y Luis Suárez deberán andarse con ojo.