Las autoridades de Malasia investigan el caso de una adolescente que presuntamente se lanzó de un edificio, luego de pedir a sus seguidores de las redes sociales que votaran si ella debería suicidarse.

 

Vea También: Esta es la razón por la que la red social Instagram planea ocultar los “me gusta”

 

La niña de 16 años, que no fue identificada, realizó una encuesta en Instagram con la pregunta “Realmente importante, Ayúdame a elegir D / L”, horas antes de saltar desde el techo de un edificio en Sarawak. En el este de Malasia, el lunes, dijo a Reuters el jefe de la policía del distrito, Aidil Bolhassan.

El ‘D / L’ significaba ‘Muerte / Vida’, y la encuesta mostró que el 69% de los seguidores de la chica eligieron ‘D’, aseguró.

 

“Estamos realizando una autopsia para determinar si hubo otros factores en su muerte”, dijo Bolhassan, y agregó que la niña tenía antecedentes de depresión.

 

Instagram revisó la cuenta de la adolescente y descubrió que la encuesta en línea, que duró 24 horas, terminó con un 88% de votos para ‘L’, dijo a Reuters la portavoz de la compañía en Malasia, Serena Siew.

La niña de 16 años, que no fue identificada, realizó una encuesta en Instagram con la pregunta “Realmente importante, Ayúdame a elegir D / L”

Aidil, sin embargo, dijo que los números de la encuesta pueden haber cambiado después de que se difundió la noticia de la muerte de la niña.

El caso despertó la preocupación entre los legisladores de Malasia, quienes solicitaron una investigación más profunda.

Ramkarpal Singh, un abogado y miembro del parlamento, dijo que aquellos que votaron por la muerte de la adolescente podrían ser culpables de incitar al suicidio.

 

“¿La niña podría seguir viva hoy si la mayoría de los cibernautas en su cuenta de Instagram la desanimaran de quitarse la vida?”, cuestionó en un comunicado.

“¿Habría escuchado los consejos de los internautas para buscar ayuda profesional si lo hubieran hecho?”

 

El ministro de Juventud y Deportes, Syed Saddiq Syed Abdul Rahman, también solicitó una investigación, y dijo que las tasas de suicidio y los problemas de salud mental entre los jóvenes deben tomarse muy en serio.

Bajo la ley de Malasia, cualquier persona condenada por incitar al suicidio de un persona podría enfrentar la pena de muerte o hasta 20 años de cárcel y una multa.

Instagram externó sus condolencias hacia la familia de la adolescente y dijo que la compañía tenía la responsabilidad de hacer que sus usuarios se sintieran seguros y apoyados.

 

“Como parte de nuestros propios esfuerzos, instamos a todos a usar nuestras herramientas de informes y contactar a los servicios de emergencia si ven algún comportamiento que ponga en riesgo la seguridad de las personas“, dijo Ching Yee Wong, jefe de comunicaciones de Instagram en Asia-Pacífico.

 

En febrero, Instagram prohibió las imágenes gráficas y el contenido relacionado con autolesiones en su plataforma, porque existe la necesidad de mantener a los usuarios vulnerables a salvo.

Los cambios se produjeron tras la presión de los padres de una adolescente británica, que creyeron que ver las cuentas de Instagram relacionadas con autolesiones y la depresión contribuyó al suicidio de su hija en 2017.