Sánchez Díaz, un estudiante de Derecho de 19 años con doble nacionalidad española y venezolana, fue detenido el pasado 23 de enero por la Guardia Nacional Bolivariana cuando regresaba a casa.

El desastre ecológico que podría provocar el muro de Donald Trump

Según su padre, había acudido a un cabildo abierto en la ciudad de Barquisimeto, la cuarta urbe del país, situada a unos 360 kms. de Caracas. Diego Alejandro, que obtuvo la nacionalidad española porque su madre y su abuela materna también la tenían, permanece retenido desde entonces.

Su padre, Deibis Sánchez, un abogado opositor que se encuentra exiliado en Ecuador, ha expresado a diversos medios de comunicación que sufre torturas de manera habitual. Además de golpearle, acusa a los guardias de robarle su comida, escupirle las sobras y obligarle a comérselas para no volver a ser golpeado.

Los hechos estarían ocurriendo en el Comando 121 de la Guardia Nacional Bolivariana, ubicado en Barquisimeto. Andrés Colmenares, de Fundapaz, que confirma la situación del joven, informa Manuel Trillo. Junto a él se encontrarían otros dos jóvenes, y su padre teme que les trasladen a la prisión de Uribana, donde el miércoles murió otro joven de 20 años.

Deibis Sánchez asegura además que los cargos han variado conforme ha pasado el tiempo. En un primer momento se acusaba a su hijo de alteración del orden público, pero después el Tribunal de Control número 1 de Barquisimeto modifica el acta policial, según el padre de Diego Alejandro, y le imponen también los cargos de resistencia al arresto.

Acceder al territorio venezolano no es una opción para el padre de Diego Alejandro, puesto que podría ser detenido si lo hiciera, por lo que Sánchez recibe la ayuda del tío y de la abuela paterna del joven, que sí se encuentran en el país. Sin embargo, la comunicación con el arrestado es escasa, a través de notas, aunque de vez en cuando algún militar le permite hacer una llamada de un minuto.

Su abuela logró visitarle tras, según Sánchez, ser vejada por los guardias: Para poder verlo, la desnudaron completamente. Además, recibió burlas de forma verbal. Finalmente, pudo ver a su nieto durante solo dos minutos y con la presencia en todo momento de sus custodios, por lo que no pudo hablar de manera libre.

Sánchez Díaz actualmente es un estudiante de Derecho de 19 años

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here