“Tiene que ser una fiesta”

0
24

El restaurant de Francis Mallmann en la Bodega Escorihuela Gascón en Mendoza es el lugar elegido para la cena previa al partido entre los dirigentes de Boca, River, AFA y la gobernación de la provincia. Daniel Angelici fue de los primeros en llegar. Y bajó línea con respecto al partido. “Celebro la iniciativa y que nos podamos juntar civilizadamente todos los dirigentes. Es una práctica que habitualmente se hace en Europa y, aunque nosotros vivamos culturalmente el fútbol de una manera diferente, tiene que servir para dar un mensaje de paz y entender que el partido de mañana tiene que ser una fiesta más allá del resultado”, dijo el presidente xeneize.

“Creo que va a ser un partido trabado, friccionado. Acá no importa la diferencia de puntos de la Superliga o cómo llega cada uno, todos los clásicos son diferentes. Le marqué al cuerpo técnico y los jugadores la importancia de terminar con once”, analizó sobre la final. “Por qué le damos trascendencia al partido? Porque somos argentinos y exageramos. Pero es normal. Un partido de estas características se da cada 50 años…”.

Otros temas: Demora con el avión: “Pasa en todas partes del mundo, es normal. No hay que dramatizar. Estábamos por despegar y se dieron cuenta que había una falla en una de las turbinas, pero lo bueno es que ya estamos acá”.

Mirá también: Tomá nota de la data

Mirá también: La Casa de Papel contra River

Mirá también: Y hubo clásico Senior

Mirá también: “Tuvimos un viaje cortito, je”

MENDOZA, ENVIADO ESPECIAL