Un perro del noreste de Tailandia se convirtió en héroe al encontrar y rescatar a un bebé enterrado en el campo presuntamente por su madre, informó la Policía local.

El recién nacido se encontraba bajo un montón de tierra cerca de una granja en la provincia de Nakhon Ratchasima, y fue localizado el 15 de mayo por un perro curioso llamado Ping Pong.

 

Vea También: Hallan en la basura el cadáver de una joven que fue asesinada para extraerle el bebé que gestaba en EE.UU.

 

El dueño del ahora famoso Ping Pong, Usa Nisaikha, dijo al periódico tailandés Khaosod Newspaper que el can solo puede mover tres de sus cuatro patas, luego de haber sido atropellado por un auto.

El perro empezó a escarbar y a ladrar, alertando a su amo, que fue al lugar.

Cuando el dueño del perro lo vio escarbando y ladrando en un espacio en la tierra, en la aldea de Ban Nong Kham, se dirigió a inspeccionar el lugar.

Fue entonces cuando vio una de las pequeñas piernas del recién nacido que sobresalían de la tierra, dijo el hombre a la prensa local.

“Creo que no había pasado mucho tiempo desde que su madre lo había enterrado cuando el perro lo halló”, dijo el agente Panuvat Udkam.

 

Añadió que el niño estaba bien, recuperándose en el hospital, y que era tan pequeño que todavía no tenía nombre.

Luego de las investigaciones, las autoridades dieron con la madre, una adolescente de 15 años, fue acusada de intento de asesinato y abandono de un niño.

El agente Panuvat explicó que la chica tenía miedo de que sus padres se enfadaran si se enteraban que se había quedado embarazada.