Sin Serena Williams, el baile nunca termina

36

Se fue Serena Williams, entró la luz y nació la alternancia. Uno, dos, tres, cuatro y hasta cinco jugadoras han conseguido situarse en lo más alto del ranking y saborear la miel del número uno, porque el vacío que dejó la estadounidense, debido a su maternidad, no es que sea grande, evidentemente significativo, sino más bien inmenso. Desde que ella anunció su embarazo (abril) y se echó momentáneamente a un lado, el circuito femenino, muy volátil de por sí, ha acentuado su tendencia a los giros y a los cambios de dominio.

Ahora gobierna Simona Halep (26 años), pero ayer lo hicieron la propia Williams (36), Angelique Kerber (29), Karolina Pliskova (25) y Garbiñe Muguruza (24), al frente del listado mundial durante un mes. “Sí, está muy igualado. Aquí hay muchas jugadoras con opciones y creo que eso es fantástico”, apunta la actual número dos, que cogió las riendas nada más finalizar el US Open (el 11 de septiembre) y las perdió cuatro semanas más tarde, después de tener que abandonar en Pekín debido a la fiebre, circunstancia que aprovechó Halep para coronarse el pasado día 9 y estar ahora al mando.

La rumana, primera tenista de su país que alcanzó el trono, conoce bien los vértigos que produce la sensación de acercarse al número uno. Lo consiguió al cuarto intento, porque se le escapó antes en tres ocasiones y por eso se expresa en Singapur desde la precaución. “Notas que algo te cambia por dentro. Es la mejor sensación que he tenido en toda mi carrera, un sueño hecho realidad, pero de momento solo quiero disfrutar del día a día, nada más. Juego mejor cuando no pienso demasiado en ello y, creedme, tengo algo de experiencia por lo que me ha ocurrido este año…”.

A diferencia del circuito masculino, en el que ha habido un monopolio claro del Big Four desde la irrupción de Roger Federer en 2004 (302 semanas, por las 223 de Novak Djokovic, las 150 de Rafael Nadal y las 41 de Andy Murray)–, en el femenino se han ido produciendo numerosos relevos en la última década. En el mismo periodo, cuatro hombres ocuparon la cima, por 13 mujeres: las belgas Justine Henin (117) y Kim Klijsters (20), las rusas Dinara Safina (26) y Maria Sharapova (21), las serbias Ana Ivanovic (12) y Jelena Jankovic (18), la danesa Caroline Wozniacki (67) y la bielorrusa Victoria Azarenka (51).

Siete cambios de trono en un año

Venus Williams (37), durante el partido inaugural contra Pliskova.ampliar foto Venus Williams (37), durante el partido inaugural contra Pliskova. REUTERS

A todas ellas se unen las cuatro nuevas ascensiones de este año y la dictadura previa de Serena. La norteamericana concentró el poder durante 319 semanas, 186 de ellas de forma consecutiva (de febrero de 2013 a septiembre de 2016), de modo que su ausencia ha planteado un escenario completamente nuevo, el regreso a las alternativas. “Ahora está todo mucho más abierto”, precisa Muguruza. “Sin Serena es distinto. Ahora, prácticamente cada semana puede haber un cambio. Hay más opciones. Tanto para los aficionados como para nosotras es más dramático”, valora la española.

Sin Serena Williams, el baile nunca termina

“Creo que estamos ante un gran periodo, porque hay muchas buenas jugadoras ahí fuera. Todas las que estamos aquí hemos hecho un gran año”, agrega Wozniacki en referencia a este 2017 salvaje que comenzó con un doble enroque: el 1 de enero mandaba Kerber y el día 30 le desbancó Serena; después, la alemana recuperó la poltrona el 20 de marzo y la estadounidense replicó el 24 de abril. Luego vino el paréntesis, el anuncio del embarazo, y el baile que nunca termina: Kerber otra vez (del 15 de mayo al 16 de julio); le sucedió Pliskova hasta el 11 de septiembre, fecha de la entronización de Muguruza; y el 9 de octubre, hace solo dos semanas, subió Halep.

Venus, Ostapenko y Stephens como síntoma

Ostapenko, pensativa, en el encuentro del primer día contra Muguruza.ampliar foto Ostapenko, pensativa, en el encuentro del primer día contra Muguruza. Getty

Tal es el vaivén que en Singapur siete de las ocho participantes pueden cerrar matemáticamente el curso en lo más alto; la excepción es la francesa Caroline Garcia. Tan imprevisible es hoy día la WTA que se puede ver todavía a la avezada Venus Williams (37) en la cita maestra, donde aterrizó por primera vez en 1999, hace 18 años, y disputando dos de las cuatro finales de los cuatro grandes (Australia y Wimbledon). Tan desconcertante es que Elina Svitolina, la tenista que más títulos ha ganado (5) y que mejor balance tiene contra top-5, aún no ha sido premiada con el número uno. Y tan indefinido es que los cuatro Grand Slams han tenido campeonas diferentes: Serena en Melbourne, Jelena Ostapenko en París, Muguruza en Londres y Sloane Stephens en Nueva York.

Ahora, cada semana puede haber un cambio. Hay más opciones. Es más dramático

GARBIÑE MUGURUZA

Los casos de la segunda y la última, la letona y la estadounidense, son especialmente sintomáticos. Ostapenko, todo fuerza y todo ímpetu, se llevó por delante en Roland Garros a todas las favoritas, una tras otra, para levantar su primer major con solo 20 años y convertirse en la ganadora más precoz en el Bois de Boulogne desde 1997 –entonces, Iva Majoli, con 19–. Mientras, lo de Stephens fue todavía mucho más rocambolesco. Apareció prácticamente de la nada, en el puesto 957 del ranking solo cinco semanas antes de triunfar en Flushing Meadows, de donde salió con un gran trofeo y el puesto 17 entre los brazos. Luego, en los dos torneos posteriores que jugó (Wuhan y Pekín), cayó en la primera ronda.

Así de sorprendente, hasta cierto punto ilógico, es el tenis femenino. “Creo que tengo un hueco reservado ahí arriba”, cierra con decisión Garbiñe, de la que muchos dicen que debería ser la próxima dominadora del circuito. Ahora bien, Serena volverá presuntamente en enero, en Australia o bien en los torneos preparatorios previos, y habrá que comprobar en qué estado lo hace. De todos modos, ya se sabe, con ella o sin ella la historia es muy distinta. Mientras, la danza continúa.

RESULTADOS, PROGRAMA Y GRUPOS

RESULTADOS del lunes 23:

Simona Halep, 6-4 y 6-2 a Caroline Garcia
Caroline Wozniacki, 6-2 y 6-0 a Elina Svitolina

———————————————————————————————————–

PROGRAMA del martes 24 (Teledeporte emite los partidos):

13.30: Venus Williams – Jelena Ostapenko
A continuación:
Garbiñe Muguruza – Karolina Pliskova

———————————————————————————————————–

GRUPOS del Masters de Singapur 2017:

Grupo Rojo: Simona Halep (RUM), Elina Svitolina (UCR), Caroline Wozniacki (DIN) y Caroline Garcia (FRA).

Grupo Blanco: Garbiñe Muguruza (ESP), Karolina Pliskova (RCH), Venus Williams (USA) y Jelena Ostapenko (LET).

* Acceden a las semifinales las dos primeras de cada bloque.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here