Real Madrid vs Fenerbahce: ¡Que viene el coco!

0
38

Zelkjo Obradovic gesticula durante el partido de ida contra el Real Madrid

El Real Madrid inició su ascensión al Everest de la temporada a finales de febrero despeñándose en la final de la Copa del Rey ante el Barcelona, pero se levantó y avasalló a los azulgranas en el Palau la última jornada en la Euroliga. Ahora afronta dos partidos claves en su cancha -recibe a Fenerhace y Panathinaikos- para abrochar su presencia en cuartos de final y, en caso de ganar ambos, optar a hacerlo como cabeza de serie, lo que suele garantizar casi siempre el pasaporte a la Final Four.

El Fenerbahce, vigente campeón, dirigido por Zeljko Obradovic, leyenda de los banquillos y técnico más laureado del continente, es el primer y mayúsculo obstáculo con el que se van a encontrar los blancos esta noche en su camino a los cuartos. Un rival al que ganó en las semifinales de 2015, pero que desde entonces se ha convertido en un coco.

No en vano, eliminaron a los madridistas en el playoff de cuartos de final de 2016 por un contundente 3-0 y les superaron en la semifinal de la pasada edición (84-75) pese a los 36 puntos de Llull.

Es un equipo mayúsculo pese a haber perdido a Udoh y a Bogdanovic, sus mejores activos la pasada campaña, a manos de la NBA. Otros como Wanamaker, Melli, Guduric o Guler han llenado ese vacío para mantenerle en la actual tercera posición.

Pablo Laso, que seguirá sin poder contar con Thompkins, pero sí con Ayón, Randolph y el resto de su plantilla a excepción de Kuzmic y Llull, reconoce la importancia del choque: “Me entreno en el Real Madrid y sabemos que es un partido de los grandes”, admitió. “Probablemente si ganáramos a Fenerbahce y Panathinaikos no estaría conseguido y si perdiéramos los dos todavía tendríamos opciones, pero es verdad que son dos partidos muy importantes ante rivales directos en la parte alta de la clasificación, que jugamos en casa y que el tema de los averages se nos pondría a favor”.

En el partido de ida los blancos lograron una victoria ajustada en Estambul (77-79) con tintes épicos, pues afrontó ese partido sin los lesionados Llull, Randolph, Ayón, Rudy y Kuzmic, un quinteto en toda regla a los que se les sumó Tavares, expulsado. El Madrid se creció entonces ante la adversidad y acabó ganando con sufrimiento con un gran Doncic (20+8+10).

Laso vuelve a medirse a Obradovic, quien fue su entrenador en el Madrid: “Siempre digo en estos casos que Obradovic y yo vamos a hacer los mismos puntos, ninguno. Es un gran entrenador por el que tengo mucho aprecio como entrenador y como persona”.

Piropos de Obradovic

La leyenda de los banquillos, Zeljko Obradovic, vuelve a la que fue su casa y donde se le tiene un gran cariño desde que conquistase con los blancos la Euroliga en 1995. El técnico alaba la reacción del Madrid ante tanta adversidad en forma de lesión como ha sufrido esta temporada: “Jugamos ante un equipo que durante toda la temporada ha tenido muchos problemas, pero que ha encontrado el camino para jugar un buen baloncesto“.

El serbio alucinó con el juego del Madrid en su último partido de Euroliga ante el Barça: “Fue realmente impresionante, tendremos que estar a un buen nivel si queremos hacer un buen partido ante ellos”.