¿Por qué nunca debes “soplar” en un ojo si se siente una “basurita”?

Paramédicos y doctores recomiendan para que no hagas más daño al atender una emergencia médica.

¿Cuántas veces no han tenido el impulso de soplar en el ojo de alguien para quitarle una molestia? ¿O han intentado hacer un torniquete para detener el sangrado de una herida? ¿O tapar una nariz que sangra con algodones? Todos estos impulsos son completamente comunes… pero no por eso son, necesariamente, recomendables.

EE.UU: un adolescente se quitó la vida luego de asesinar accidentalmente a su amigo cuando le mostraba una pistola

Aquí te decimos qué hay que evitar hacer en situaciones comunes de emergencia médica según el consejo de profesionales.

1. Nunca sacar a una víctima de accidente del coche

Siempre que hay un accidente automovilístico, los testigos corren para sacar al accidentado del coche. Pero, según José Javier Varo, director del Servicio de Urgencias de la Clínica Universidad de Navarra, nunca se debe hacer eso:

“Salvo un peligro inminente de explosión o de caída de objetos, nunca hay que sacarlos del coche ni cambiarlos de lugar. Solo hay que controlar cómo están. Una fractura inestable de la columna cervical puede convertirse en una lesión medular si movilizamos a la víctima.”

2. Evitar torniquetes

En muchísimas películas vemos que, para parar una hemorragia, el héroe de acción se fabrica un práctico torniquete. Pero, según Varo, es un error hacer esto en la vida real:

“De eso se encarga, excepcionalmente, el personal de emergencias. A partir de la zona del torniquete se produce una disminución del flujo sanguíneo y existe un riesgo altísimo de necrosisy de futura amputación del miembro. Una excepción: una hemorragia muy masiva y profusa.”

En vez de un torniquete, Varo recomienda presionar la herida con una venda o una tela limpia y elevar la extremidad herida.

3. No tapar una nariz que sangra

Es muy frecuente tapar la nariz de alguien que está sangrando. Sin embargo, el experto explicó que no es una medida prudente:

“En las hemorragias nasales hay que inclinarse levemente hacia adelante, para que la sangre caiga hacia fuera y no vaya a la vía respiratoria. Tampoco hay que taponar los orificios nasales, porque lo único que se consigue es retener la sangre, pero no la hemorragia”

4. No es lo más efectivo desinfectar una herida con agua oxigenada

Al parecer, el agua oxigenada no es lo mejor, como todos creíamos… Según Varo, hay formas mucho más efectivas para curar una herida:

“Basta con lavar la lesión, solo con agua, y después aplicar un poco de povidona yodada (Betadine), una combinación sencilla y con más poder desinfectante, según aseguran los manuales de primeros auxilios. Si la herida es grande, coloque una gasa por encima y acuda al hospital.”

5. Nunca soplar en un ojo para sacar un objeto extraño

Es usual que cuando alguien tiene tierra o una ceja atorada en el ojo, lo abre y le soplamos para expulsar el cuerpo extraño. Pero, según Varo, ésta no es la mejor solución:

“No es una buena idea, porque podemos provocar erosiones en la córnea. Lo más adecuado es lavar el ojo (con suero fisiológico o agua) para que el líquido arrastre el objeto hasta que salga. Llorar profusamente tiene un efecto parecido.”