La Cumbre de los Pueblos, que inició en Lima en paralelo a la VIII Cumbre de las Américas, espera fijar la posición antiinmperialista de los movimientos sociales, líderes, gremios y la sociedad civil convocados.