En San Lorenzo, Ahuachapán, nos encontramos con un verdadero paraíso natural en donde el principal atractivo son sus aguas cristalinas.