Özil ya no jugará con selección de Alemania porque alega racismo

El futbolista de 29 años fue campeón del mundo en Brasil 2014 y participó de la Copa de Rusia 2018

Özil dice adiós a la Selección Alemana

Mesut Özil anunció este domingo que deja la Selección de Alemania, un mes y medio después de desatar la polémica por posar en una foto junto al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y tras acusar a la federación de no aceptarlo como alemán, pese a haber ganado un Mundial para el país donde nació.

Özil, de 29 años, anunció esa resolución a través de su cuenta en Twitter, horas después de que también por ese medio explicara por qué se hizo la controvertida fotografía con el líder turco.

“Tengo 2 corazones, uno alemán y otro turco. Nací y fui educado en Alemania. ¿Por qué hay gente que sigue sin admitir que soy alemán”, pregunta el centrocampista.

Te puede interesar: Asesinan a aficionado tras eliminación de Alemania en el Mundial

“Gané la Copa del Mundo con Alemania”, recuerda Özil, por el título logrado en Brasil, y acusa al presidente de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), Reinhard Grindel, de incompetencia y ofensa por no haberle protegido en el revuelo por la fotografía. 

Menciona,
 asimismo, a sus excompañeros de origen polaco, Miroslaw Klose y Lucas Podolski, a los que, dice, no se les cuestionó como alemanes, y deja en el aire el interrogante de si su caso es distinto por tratarse de un musulmán.

Explica que decidió hacerse esa foto porque, de haberse negado, se hubiese interpretado como “una ofensa” cara sus “raíces turcas”, para añadir que “volvería” a hacerlo.

“Para mí, hacerme una fotografía con el presidente Erdogan no tiene nada que ver con la política o con las elecciones, sino con el respeto cara el máximo cargo del país de mi familia”, explica.

Era la primera vez que el jugador, nacido en Gelsenkirchen (oeste de Alemania) y también hijo de inmigrantes, se pronunciaba sobre la foto que se hizo el pasado junio al lado de Erdogan y acompañado del asimismo internacional germano-turco Ilkay Gündogan.

La imagen se interpretó como un apoyo a la campaña por la reelección del líder, quien mantiene unas relaciones más que tensas con la canciller Angela Merkel.

Löw decidió mantenerlo tanto a él como a Gündogan en el equipo y la propia Merkel expresó en un instante dado su deseo de que la afición dejase de sisearles cuando brincaban al terreno de juego.

Leer más: Jugadores de Alemania se pelean

Özil, además de pieza clave en la selección, era la imagen de la integración en Alemania del colectivo de germano-turcos, con 3 millones y medio de personas, la mitad de los cuales conserva su derecho a voto en Turquía.

La controversia acompañó a ambos internacionales durante todo el Mundial y persistió tras la supresión prematura de la selección alemana, que defendía el título, en la fase de grupos de Rusia.

El mánager de la selección, Oliver Bierhoff, y el presidente de la DFB les reprocharon entonces que no hubiesen explicado su proceder antes del Mundial, lo que se interpretó como una forma de echarles las culpas por la supresión.

Özil explica ahora que se habría hecho esa fotografía con un presidente turco con independencia de quien fuera este y afirma que es sencillamente un futbolista, no un político.

Además: Un ataque hirió a un pasajero del tren y una mujer policía en Alemania

A esas primeras explicaciones sobre la fotografía prosiguió la difusión de una segunda una parte de la declaración, en que el jugador criticaba el proceder de los medios y la falta de apoyo por parte de la DFB, para horas después anunciar su dimisión en un tercer mensaje.

Hasta hoy, se estimaba que el futuro de Özil en la selección se dilucidaría con el anuncio de la próxima convocatoria de Löw.

Alemania tiene ante sí sus primeros compromisos tras la supresión del Mundial los próximos 6 y 9 de septiembre, el primero de ellos frente a la nueva campeona del mundo, Francia, y el segundo contra Perú.

El 29 de agosto, Löw debe dar a conocer la lista de sus citados.