Niños atrapados en la cueva de Tailandia hablan por primera vez tras rescate

Los doce niños, así como su entrenador, salieron este miércoles del hospital antes de comparecer ante los medios.

Los niños permanecieron en el hospital hasta que se consideró seguro que se reintegraran a sus familias.

Uno de los niños rescatados de la cueva en Tailandia dijo este miércoles que fue un “milagro” haber sido encontrados después de pasar más de dos semanas atrapados en una cueva en Tailandia.

“Es un milagro”, dijo en inglés Adul Sam-On, de 14 años, ante los periodistas, sobre el momento en que dos buzos británicos los encontraron a varios kilómetros en el interior de la gruta.

Te puede interesar: Realizarán película sobre el rescate de niños en la cueva de Tailandia

Los doce niños, así como su entrenador, salieron este miércoles del hospital antes de comparecer ante los medios.

Todos subieron a minibuses estacionados delante del hospital de Chiang Rai, donde estuvieron ingresados una semana.

Los niños permanecieron en el hospital hasta que se consideró seguro que se reintegraran a sus familias.

El personal médico les dio el alta un día antes de lo previsto, y las autoridades esperan que el hecho de que atiendan a los medios antes de regresar a sus casas satisfaga el enorme interés que suscita su historia.

“El motivo por el que se celebrará una rueda de prensa esta noche es que los medios puedan hacerles preguntas y que, después de eso, puedan regresar a sus vidas normales sin que los medios de comunicación los molesten”, dijo el portavoz del gobierno, Sunsern Kaewkumnerd, a la AFP.

Leer más: Mujer pierde su cosecha por rescatar a los niños de la cueva en Tailandia

Los expertos advierten, sin embargo, que los jugadores del equipo de los ‘Jabalíes Salvajes’ y su entrenador podrían sufrir trastornos de larga duración a raíz de su experiencia en la cueva de Tham Luang, en el norte de Tailandia.

Los niños explicaron que sobrevivieron bebiendo agua de lluvia durante los nueve primeros días, tras intentar sin éxito buscar una salida.

Los niños permanecieron en el hospital hasta que se consideró seguro que se reintegraran a sus familias.

“Bebimos el agua que caía de las rocas”, explicó Pornchai Khamluan, de 15 años, explicando que no tenían nada para comer. “Intentamos cavar, pensando que no podíamos esperar a las autoridades”, pero no sirvió de nada, dijo por su parte Ekkapol Chantawong, el entrenador de 25 años, el único adulto del grupo.

El jefe de la junta militar en el poder en Tailandia desde el golpe de Estado de 2014, el general Prayut Chan-O-Cha, advirtió a los periodistas que no hagan “preguntas sin importancia”.

Comments are closed.