Nicaragua: Represión de paramilitares y policías deja 3 muertos en Masaya

Un operativo conjunto de policías y paramilitares comenzó a primera hora de la mañana de este martes en el barrio indígena de Monimbó, uno de los pocos lugares de Nicaragua donde los ciudadanos mantenían barricadas en resistencia al gobierno de Daniel Ortega.

Tras conocerse los reportes de los ataques, la iglesia católica llamó a la población a resguardarse en sus casas “ante el acoso armado” de las “fuerzas combinadas” del gobierno que atacaron la ciudad, afirmó el cardenal de Nicaragua, Leopoldo Brenes.

“¿Atacan Monimbó! Las balas están llegando hasta la parroquia María Magdalena, en donde está refugiado el sacerdote. ¡Que Daniel Ortega detenga la masacre! ¡A la gente de Monimbó les ruego, salven sus vidas!”, escribió por su parte en su cuenta de Twitter el bispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Silvio Báez.

En todos los casos, tras la desarticulación de las barricadas en operaciones que han dejado decenas de muertos, los organismos de derechos humanos han reportado una “caza de brujas” por la que las fuerzas del gobierno buscan a los ciudadanos que estaban en los tranques para reprimirlos o encarcelarlos

La estrategia de Ortega es clara. Cualquier atisbo de resistencia debe ser eliminado antes del jueves, cuando se cumplirán 39 años del triunfo de la revolución sandinista.