Mujer pierde la vista por parásito que se le pegó a su lente de contacto

La mujer espera que su experiencia sirva como advertencia sobre los peligros que acarrea utilizar lentillas

0
137
Mujer pierde la vista por parásito que se le pegó a su lente de contacto

Suzanne Dunne, una mujer irlandesa de la localidad de Donabate, perdió la vista por culpa de un parásito que contrajo al tomar un baño con sus lentillas puestas.

El patógeno Acanthamoeba, que acostumbra a estar presente en cuerpos de agua atascada, se alojó entre el ojo derecho y los lentes de Dunne cuando tomaba una ducha. Si bien en ese instante no percibió nada, al poco tiempo empezó a sentir el ojo irritado.

¿Por qué tener los ojos marrones provoca tendencia a la depresión?

La molestia aumentó conforme avanzaba el día y por la noche decidió dormirse temprano, esperando que al despertar el inconveniente hubiese amainado. No obstante, un intenso ardor la despertó a la 1:30 de la madrugada.

“Era tal y como si hubiese burbujas en la superficie de mi ojo, que estaba muy hinchado”

… declaró Suzzane, quien tiene 2 hijos y comentó que jamás había sentido un dolor tan fuerte:

“mucho peor que el trabajo de parto; era como si hubiese fuego en mi ojo y en mi cabeza, y ni tan siquiera podía lograr charlar con alguien”.

Su esposo al Hospital Matter, donde le notificaron que sufría una queratitis ocasionada por el virus Acanthamoeba, el cual infectó y empezó a devorar la córnea de su ojo.

Mujer pierde la vista por parásito que se le pegó a su lente de contacto

El personal médico le limpió los globos oculares y le dieron tratamiento. Desgraciadamente, si bien recobró la vista del ojo izquierdo, el pronóstico para el derecho todavía es dudoso.

“El parásito se adhiere a la córnea, en la parte trasera del ojo; la infección severa dejó el ojo maltrecho y con una herida abierta: un orificio en mi ojo que ahora está ocupado por una gran úlcera”.

Dunne dejó el hospital y ahora deberá continuar el tratamiento con la esperanza de recobrar la visión en su ojo derecho. Asegura que absolutamente nadie le notificó que no debía bañarse con los pupilentes puestos.

Espera que su experiencia sirva como advertencia sobre los peligros que acarrea utilizar lentillas.