Conrad Murray, el médico que fue encarcelado con motivo de la muerte de Michael Jackson, afirma que el cantante fue “castrado químicamente” por su padre para mantener su tono de voz cuando aún era niño.

En una grabación, el médico califica a Joe Jackson como “uno de los peores padres en la historia” y dice que “el hecho que él [Michael] fuera castrado químicamente va más allá de las palabras”. Asimismo condena “la crueldad” del padre del artista hacia sus hijos. “Espero que Joe Jackson haya encontrado la redención en el infierno”, añade el médico.

Leer más: El paso de baile más famoso de Michael Jackson tiene explicación científica

Su afirmación sobre la castración química se basa en los alegatos de que Michael recibió inyecciones de hormonas para retrasar la pubertad y mantener su voz aguda. Según Murray, el músico le contó sobre “muchos sufrimientos a manos de su padre”.

El Rey del Pop estaba bajo el tratamiento de Conrad Murray cuando murió en junio de 2009.

Por su parte, el hijo de Michael, Prince Jackson, publicó un vídeo en Instagram después de la muerte de Joe Jackson, que falleció el 27 de junio a los 89 años de edad, en el que defendió a su abuelo frente a las acusaciones de abusos, y opinó que crió sus niños de manera correcta.

Conrad Murray cumplió dos años en prisión tras ser acusado de homicidio involuntario por la administración de una dosis letal de anestésico al famoso músico en junio de 2009.