Madrid-PSG, la previa

El Real Madrid se juega la temporada ante el PSG en un duelo que comienza esta noche

Los blancos, con la presión de ganar en la Champions, lo único que le queda esta campaña y los franceses, con Neymar a la cabeza, quieren entrar en la elite europea a costa de los de Zidane

Utilizando un símil torero, lo del Real Madrid esta noche ante el PSG es puerta grande o enfermería. Vamos, que se reencuentra con el equipo que ganó la temporada pasada la Champions o ya puede ir despidiéndose de la presente lo que supondría un fracaso en toda regla. Europa es lo único que le queda a este Real Madrid que está descartado en Liga y que cayó en Copa ante el Leganés. La Champions es el clavo ardiente al que se aferra el madridismo para salvar una temporada que por ahora va camino de ser una de las peores de la historia blanca tras vivir la mejor.

El Madrid, consciente de lo vital que es el encuentro de esta noche, ha desplegado toda la parafernalia de los grandes partidos, Llamamientos de los jugadores a la afición, el himno de la Champions tras acabar el partido ante la Real Sociedad el pasado sábado y el mantra de que es el actual campeón de Europa y que cuando llega la Champìons, el equipo cambia de cara para mostrar la del campeón y no la que tiene ahora mismo que no invita al optimismo.

El vestuario blanco es consciente de lo que hay en juego esta noche. En principio, Zidane saldrá con todo, con su once de gala en el que estará la BBC. Eso, a pesar de que sin ella, el Real Madrid conquistó la temporada pasada todos los títulos menos la Copa del Rey. A pesar de que el entrenador francés no dejó claro si iba a salir con su tridente ofensivo de inicio, todo invita a pensar que sí que o hará dejando a jugadores como Isco, Marco Asensio o Lucas Vázquez en el banquillo. Zidane va a morir con sus ideas, esperando que sus ‘vacas sagradas’ le respondan en el momento clave de la temporada. Para el equipo y para él, porque si el Madrid cae ante el PSG en los octavos de la Champions, el futuro de Zidane en el banquillo estará más que discutido.

El único cambio que hará el entrenador es en defensa y porque está obligado. Carvajal no puede jugar al estar sancionado y Nacho será el que actúe en el lateral derecho blanco. Una variación que afectará sobre todo en ataque porque en defensa, Nacho ha mostrado una gran seguridad y regularidad.