Los Eagles tocan al gloria y se llevan el Super Bowl

0
178

Los Eagles de Philadephia dieron la gran sorpresa en el Superbowl LII al imponerse a los favoritos y monarcas vigentes, New England Patriots por 41-33. De la mano de su mariscal Nick Foles, quien conectó dos touchdowns y anotó uno como receptor, consiguieron su primer anillo de campeón en Minnesota.

 

Golpeó temprano Philadelphia, con una anotación por aire de Alshon Jeffery. Las dudas sobre la capacidad de Foles, quien fue suplente casi toda la temporada, quedaban disipadas pronto en el primer cuarto. La presión de enfrentar al quizás mejor quarterback de la historia, Tom Brady, no lo achicó. Todo lo contrario, provocó que mostrara lo mejor de su repertorio.

 

Al touchdown de Jeffery, le siguió uno por tierra de LeGarrette Blount, que puso el marcador favorable para los Eagles por 15-3. Patriots, vigentes campeones, reaccionaron con un gol de campo de Gostkowski y una anotación por tierra de James White, que acortó la distancia a tres puntos. Pero Foles volvió a aparecer en escena anotando un touchdown como receptor, tras una jugada de engaño, al final del segundo cuarto, que estiró la ventaja a 10 puntos en favor de Philadelphia.

 

MÁS SOBRE FÚTBOL AMERICANO

En el último segundo: el touchdown de los Vikings que paralizó Estados Unidos15 ENE 2018

Un juego nada saludable6 NOV 2017

Pero New England tiene en sus filas a Brady y eso es un argumento más que suficiente para remontar cualquier desventaja. Lo demostró el año pasado ante los Falcons y ahora repetía la escena frente a los Eagles. El mariscal de campo anotó tres touchdown para poner en ventaja a su equipo por 33-32 a falta de nueve minutos en el último cuarto. Sería la primera vez en el partido que los Patriots se ponían arriba en el Superbowl.

 

Parecía que esa mínima diferencia sería suficiente para Brady y compañía. Sin embargo, Foles tenía preparado un último disparo. A falta de dos minutos, el mariscal conectó con su ala cerrada Zach Ertz para convertir la anotación del triunfo. El primero en la historia del Superbowl para los Eagles.