Tras 24 años de vigencia de la ley penal juvenil, sigue sin ser aplicada adecuadamente, según funcionarios de Corte Suprema de Justicia.