El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, ha vaticinado un panorama oscuro en caso de que Estados Unidos decida continuar su hostilidad contra Pionyang, y ha condicionado la celebración de una tercera cumbre bilateral a un cambio de actitud respecto a la anterior.

 

Vea También: Termina inesperadamente la cumbre en Vietnam entre Donald Trump y Kim Jong-un

 

 

“EE.UU. no se preparó para sentarse cara a cara con nosotros y resolver el problema, ni tenía una dirección y una metodología claras”, señaló Kim. “Si sigue pensando de esa manera, nunca podrá mover a Corea del Norte ni un nudillo, ni ganar ningún interés, no importa cuántas veces se siente a conversar con Corea del Norte”, añadió, según cita la agencia estatal KCNA.

 

Hablando ante la Asamblea Suprema del Pueblo, Kim estableció el final de este año como fecha límite para que Washington adopte la “postura correcta” y se pueda celebrar una tercera cumbre bilateral.

 

“Esperaremos una decisión audaz de EE.UU. con paciencia hasta el final de este año, pero creo que definitivamente será difícil conseguir una oportunidad tan buena como la cumbre anterior”, añadió.

 

El norcoreano también desestimó la posibilidad de que su país se presente en dicha cumbre solo con el fin de aliviar las sanciones. “Lo que está claro es que, si EE.UU. persiste en sus actuales métodos de cálculo político, la perspectiva de resolver los problemas será sombría y muy peligrosa“, añadió Kim.

En específico, Kim condenó dos ejemplos recientes de la política “abiertamente hostil” de Washington: un ensayo en el que se simuló la intercepción de un misil balístico intercontinental de Corea del Norte, y la reanudación de los ejercicios militares en la península en conjunto con Seúl.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here