El intérprete Jonathan Rhys-Meyers no termina de levantar cabeza. El Ganador del Globo de Oro en 2005 por interpretar a Elvis Presley en la miniserie Elvis fue detenido en la madrugada del domingo en Los Angeles, por protagonizar un incidente violento en un avión.

Según el diario Daily Mail, el actor tuvo una “fuerte disputa con su mujer” en mitad de un vuelo que debía llevarle de Miami a Los Angeles, por lo que al aterrizaMiamir, fue detenido por las autoridades.

Te puede interesar: Actor Jet Li luce irreconocible por la enfermedad que padece desde hace 10 años

Según diversas informaciones, todo sucedió cuando Rhys-Meyers, en estado de embriaguez, trató de fumar un cigarrillo electrónico a bordo del vuelo.

El personal del avión le llamó la atención, por lo que el intérprete entró en cólera y su mujer, la también actriz Mara Lane, trató de mediar. Tras ello, el intérprete se enfrentó a su esposa y el personal de vuelo no dudó en avisar a la Policía para que le detuvieran al aterrizar.

Jonathan Rhys Meyers y su mujer, Mara Lane.

Así ocurrió, y nada más llegar a Los Angeles, Rhys-Meyers y Lane fueron requeridos por las autoridades. Quedaron libres horas más tarde, después de comprobar que la violencia del actor contra su esposa había sido únicamente verbal, incurriendo en «insultos» pero no en agresiones físicas.

Leer más: Leonardo Di Caprio y Brad Pitt, primera imagen de los dos juntos en película de Tarantino

Nuevo incidente en la vida de la pareja, que perdió a su segundo hijo el pasado mes de septiembre. A raíz de la pérdida, de hecho, Rhys-Meyers volvió a caer en el alcohol.

Tras el accidente en el aeropueto, Lane ha pedido perdón a través de Instagram, donde ha asegurado que el incidente puso fin a ocho meses de abstinencia de su marido.

“Mi marido está profundamente disgustado por lo sucedido ayer, por faltarme al respeto a mí y a la gente del avión. Muchas gracias por vuestra compasión, en esta batalla tan dura que estamos librando contra una adicción”.

Lane ha pedido perdón a través de Instagram, donde ha asegurado que el incidente puso fin a «ocho meses» de abstinencia de su marido.