Las imágenes del después muestran severos daños en las tres instalaciones que utilizaba el régimen de Bashar al Assad para su programa nuclear.