Un hombre se transformó en taxista con una única misión: encontrar a su hija perdida en 1994.

Según relata el medio de Hong Kong South China Morning Post, Wang Mingqing dejó su trabajo en 2015 para manejar un taxi y así contarle a la mayor cantidad de personas posible que estaba buscando a su hija, la que se perdió en el 94, cuando ésta sólo tenía tres años.

En dicho entonces, Wang tenía un puesto callejero de fruta, el que muchas veces atendía junto a la pequeña, la que en un descuido salió de él y nunca más regresó.

Por años, Wang y su esposa pegaron carteles con la cara de la niña, la buscaron junto a la policía en hospitales, orfanatos, todo sin resultados. Por ello, a cada persona que se subía a su vehículo, le contaba la historia para que éstas la volvieran a narrar y así pudiese encontrar a la joven.

Y su técnica funcionó, ya que hace una semana, la hija de Wang se contactó con la policía para explicar que ella podría ser esa menor y el 1 de abril pasado se hicieron un test de ADN para confirmar el hecho, resultado que fue positivo.

A través de la prensa china se difundieron imágenes del hombre y de su taxi, en el que había un afiche de “Se busca” con una imagen de la niña.

 

Por ahora, ambos viven en diferentes ciudades y se desconoce cuál es la historia de la menor, sin embargo, se espera que dentro de los próximos días se reúnan.