Carol Mariana A., de apenas diez años, se convirtió en la paciente más joven en Colombia en recibir un implante de corazón artificial, un dispositivo controlado por un sistema que la niña carga en una pequeña maleta.

La cirugía, que tardó unas 9 horas, fue realizada por especialistas de la Fundación Cardiovascular de Colombia (FCV) en Bucaramanga (Santander) y permitió que Carol pueda llevar una vida normal luego de tener un corazón deteriorado.

 

Vea También: Por una deuda de $40 habrían asesinado a niña en Barranquilla, Colombia

 

Hace 4 años, a la pequeña le diagnosticaron cáncer de hígado por lo que fue sometida a una cirugía para eliminar el tumor y posteriormente inició su tratamiento de quimioterapia con un medicamento que le generó una “toxicidad cardiaca”.

Sin embargo, los riesgos para la vida de niña son latentes, ya que, según los médicos, el corazón artificial es alimentado por baterías o electricidad y en caso de no se cargado o de una falla en el sistema, la niña puede “morir en pocos segundos”.

 

“Dentro del aparato, hay un rotor que es como una hélice circular, y este rotor ejercitado magnéticamente por unos imanes que tiene el sistema, entonces flota, gira y esta rotación impulsa la sangre”, señalo.

 

Dicho corazón artificial es capaz de bombear la sangre que atraviesa el todo el torrente sanguíneo de la niña y es supervisado por un “sistema externo” que está conectado al cuerpo de Carol y que lleva en una pequeña maleta.

Inicialmente, la falla cardiaca fue tratada con medicamentos por 3 años, pero en el último, Carol tuvo que ser hospitalizada en varias ocasiones por la gravedad de su estado de salud.

Ahora, con su corazón nuevo, la niña lleva una vida normal pues el dispositivo puede durar hasta 30 años. Lo único que no puede hacer es disfrutar de la piscina, pues el aparato no se puede mojar.

La niña ya fue dada de alta y se encuentra asistiendo a terapias. Está próxima a viajar a Bogotá, ciudad en la que reside, a la espera de retomar sus actividades habituales.

La Fundación Cardiovascular de Colombia es el centro con más experiencia en Latinoamérica en dispositivos tecnológicos que reemplazan la función del corazón y el pulmón.