Ex presidenta de Corea del Sur condenada a ocho años más de cárcel

Park Geun-hye, destituida a fines de 2016, ya cumple una pena de 24 años de reclusión por abuso de poder y corrupción.

La encarcelada ex presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, fue condenada este viernes a otros ocho años prisión, seis de ellos por haberse beneficiado ilegalmente fondos de la agencia de inteligencia.

Park, destituida por el parlamento surcoreano a finales de 2016, cumple ya una pena de 24 años de reclusión por abuso de poder y corrupción que le fue impuesta en abril en el marco de un enorme escándalo que desató una ola de protestas.

Te puede interesar: Ex presidente brasileño Lula da Silva seguirá en prisión

La ex presidenta, de 66 años, no estuvo presente en la vista en la que el tribunal del distrito central de Seúl le infligió seis años de cárcel por malversación de fondos del Servicio Nacional de Inteligencia (NIS) y dos más por haber intervenido ilegalmente en la designación de candidatos de su partido conservador para las elecciones legislativas de 2016.

Park Geun-hye, destituida a fines de 2016, ya cumple una pena de 24 años de reclusión por abuso de poder y corrupción.

Como se trata de penas consecutivas, Park podría pasar un total de 32 años tras las rejas.

Park fue hallada culpable de haber cobrado un total de 3.300 millones de wones (2,9 millones de dólares) desviados de las cajas de los servicios de inteligencia.

“La acusada recibió unos 3.000 millones de wones en tres años de tres jefes del NIS. La acusada causó pérdidas considerables al Tesoro Público a través de su delito”, argumentó la corte.

Park Geun-hye, destituida a fines de 2016, ya cumple una pena de 24 años de reclusión por abuso de poder y corrupción.

La fiscalía acusó a la ex presidenta de haber utilizado el dinero para reformar su domicilio privado, financiar una tienda en la que su confidente Choi Soon-sil hacía confeccionar su ropa y otros servicios privados, como masajes.

También: Embajadora de Estados Unidos en el país habla sobre migración y corrupción

Choi, la amiga secreta y el personaje central del escándalo, fue condenada a 20 años de cárcel por abuso de poder, corrupción e injerencia en los asuntos del Estado.

Utilizó sus vínculos privilegiados con Park para extorsionar millones de euros a empresas, entre ellas el gigante Samsung.