Estados Unidos cumplió con su amenaza y procedió a abandonar el consejo de Derechos Humanos de la ONU. La administración que preside Donald Trump protesta contra el tratamiento que este órgano con sede en Ginebra da a Israel.