Un médico del equipo de la Universidad Estatal de Ohio abusó sexualmente de por lo menos 177 estudiantes durante casi 2 décadas y nunca fue castigado por ello a pesar de que las autoridades escolares sabían de los hechos, reveló una resiente investigación.

Richard Strauss, quien murió en 2005, llevó a cabo los abusos mientras trabajaba en el establecimiento, entre 1978 y 1998, y el personal de la universidad tuvo conocimiento de las denuncias a partir de 1979, según una investigación independiente realizada durante 12 meses.

 

Vea También: VIDEO: Médico deja caer a bebé recién nacida en Arizona

 

La investigación examinó las denuncias de conducta indebida reportadas entre 1979 a 1997 por exalumnos. 150 de ellos dieron sus propios testimonios de abuso, que atribuyeron a Strauss.

Entre las víctimas había atletas y varios estudiantes que fueron a consultan con Strauss en el centro de salud de la Universidad y en una oficina médica privada fuera del campus.

El presidente de la Universidad, Michael Drake, dijo que se inició una investigación independiente sobre las acusaciones el año pasado.

 

“En nombre de la Universidad, ofrecemos nuestro profundo arrepentimiento y nuestras más sinceras disculpas a cada persona que sufrió el abuso de Strauss. El fracaso fundamental de nuestra institución en el momento de prevenir este abuso es inaceptable, al igual que los esfuerzos inadecuados para investigar a fondo las quejas presentadas por los estudiantes y miembros del personal”.

 

Los abusos,  incluían exámenes genitales “excesivos” y caricias, “aumentaron con el tiempo”, a medida que los estudiantes se sometieron a una serie de exámenes, según el informe.

 

“Consideramos que esta gama de actos es abusiva porque se basaron en el poder de que Strauss disfrutaba simplemente en virtud de su estatus en la relación médico-paciente”, afirma el documento. 

 

Si bien Strauss renunció a fines de 1994, permaneció en la facultad hasta que se retiró como profesor emérito en 1998, un cargo honorario que la universidad está revocando.

Drake aseguró que su escuela ha implementado salvaguardas desde la partida del médico, como la formación de un equipo de consultas sobre violencia sexual, una línea telefónica anónima centralizada y educación obligatoria sobre prevención sexual para estudiantes, profesores y personal.

 

“Los problemas de conducta sexual inapropiada y abuso desafían a nuestra sociedad de manera real e importante”, agregó. “Es nuestra responsabilidad colectiva mantenernos siempre vigilantes y trabajar para garantizar que esto nunca vuelva a suceder”.