Rachel Palma, de 42 años, originaria de Nueva York, sufrió un problema de salud muy singular que causó mucha conmoción en la comunidad médica.

Palma inició notando dificultades en su memoria al tener olvidos de palabras. También tenía problemas para sujetar objetos.

Otro de los problemas que sufría Rachel, era dificultad para tener un sueño tranquilo, debido a que por la noche tenía alucinaciones, insomnio y pesadillas.

 

Vea También: Detienen a un hombre que quería tirar granadas en Time Square, Nueva York

 

Luego de un tiempo decidió visitar al médico, situación que repitió durante un año al no encontrar un diagnóstico certero sobre cuál era el origen.

 

“Mis episodios se estaban volviendo cada vez más extraños, di con un especialista en Mount Sinai, 7 meses después de que empezaron los síntomas, alguien pudo ayudarme”, expresó la mujer.

 

Luego de realizarle varios estudios le informaron que tenía un tumor cerebral y que debía realizarse una cirugía para poder extirparlo.

Durante la operación de Rachel, los médicos se encontraron con un impensado factor. Al llegar al lóbulo izquierdo divisaron a un gusano largo liso que se deslizaba por el cerebro.

Esta poco común afección se llama neurocisticercosis y es una de las principales causas de epilepsia en todo el mundo.

Esta especie de gusano suele encontrarse en los intestinos de los animales y en los seres humanos suele darse a raíz de la ingesta de carne mal cocida.

Los parásitos suelen tener hasta unos 30 años de vida dentro del huésped infectado y absorben nutrientes del cuerpo para sobrevivir.