A parte de destinar 8.600 millones de dólares para la construcción de un muro fronterizo con México, la administración Trump tomará otras medidas costosas para la reducción de la migración irregular en todo el país.

En el último paquete presupuestario que se envió al Congreso va influido fondos para incrementar los oficiales de inmigración y sancionar a las ciudades santuario, en donde las autoridades locales se niegan a colaborar con los agentes federales para deportar a los migrantes indocumentados.

 

Arizona: Iglesias no pueden continuar acogiendo a inmigrantes por falta de donaciones

No obstante, para que esto se convierta en ley y se puedan conseguir los fondos deseados, la propuesta se tendrá que aprobar en la Cámara de Representantes, donde el Partido Demócrata tiene mayoría. Los demócratas, quienes son dirigidos por la legisladora Nancy Pelosi, ya han mostrado su rechazo a estas duras medidas en contra de los migrantes, incluyendo la del muro. Pues el domingo pasado señalaron que no aprobarían la propuesta del presidente.

El presupuesto 2020 incluirá dinero para 5,000 nuevos agentes de la Patrulla Fronteriza; 10,000 nuevos agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) y nuevos centros de detención para migrantes, según reportes del diario The New York Times con información de la oficina de presupuesto de la Casa Blanca.

 

Estados Unidos podría convertirse en exportador neto de petróleo

 

En su totalidad, Donald Trump ha solicitado que le otorguen la inédita cantidad de 4,75 billones de dólares. Si bien su aprobación parece muy improbable, es una una muestra de sus intenciones y las prioridades para el año próximo.

Esta propuesta incluye un notable incremento en el gasto militar y decremento para la protección ambiental y educación para el año fiscal de 2020 (octubre 2019 a septiembre 2020). Al igual que menos recursos para los servicios de seguridad social Medicare y Medicaid; la vivienda asequible y los apoyos alimenticios para personas de escasos recursos.