Conozca la historia de una mujer con cáncer terminal que afronta deportación en Estados Unidos

"Deseo fallecer con dignidad y con mi familia, en compañía de mi esposo, mis hijos y mis nietos", le afirmó Gloria Barrera.

0
150
Gloria Barrera mide su vida en meses. En el tiempo que le queda, solo tiene un deseo: no ser deportada a México y fallecer lejos de su familia.

Es un pedido que la paciente de cáncer de ovario, de cincuenta y cuatro años y residente indocumentada, madre de 3 hijos y abuela de 7, hace al gobierno de U.S.A..

Su hijo de veinte años, David, afirma que toda la familia espera nerviosamente que los funcionarios de inmigración les notifiquen si a Barrera se le dejará quedarse en U.S.A.

“Está inquieta y preocupada. Tiene muchas cosas en psique, mas puedo decir que no desea que me preocupe”, afirmó.

Leer más: ¿Cuáles son los síntomas que pueden ayudar a detectar una enfermedad cardíaca?

La semana pasada en la ciudad de Chicago, Barrera y su letrado se reunieron con funcionarios de Aduanas y también Inmigración para examinar su caso. Se espera que la agencia anuncie una resolución esta semana.

“Deseo fallecer con dignidad y con mi familia, en compañía de mi esposo, mis hijos y mis nietos“, le afirmó a WLS, afiliada de CNN, a través de un intérprete tras la asamblea.

Fred Tsao, letrado de la Alianza de Illinois por los Derechos de los Inmigrantes y Asilados, afirma que a pesar de su condición médica, Barrera encara una batalla cuesta arriba con ICE.

Desafortunadamente, la situación ha empeorado con este gobierno. A muchos inmigrantes ahora se les afirma que el permiso que recibieron anteriormente ya no se extenderá, y que deberían prepararse para su deportación.
Esto incluye a bastantes personas que han estado acá por años y tienen nudos con la comunidad, hogares y amigos. Son miembros de manera profunda arraigados de la comunidad, mas ICE no considera eso”.

Leer más: En un pueblo de Irak, una niña vive aislada por una enfermedad rara

La vida de Barrera ha estado llena de contrariedades. Ella vino a los E.U. en mil novecientos ochenta y cuatro desde México y recibió vivienda permanente, mas fue puesta en proceso de deportación en dos mil trece por un delito de hurto de recursos valorados en menos de ciento cincuenta dólares americanos.

Su letrado afirma que entonces la llevaron a la frontera entre EE.UU. y México y la deportaron. Ahí fue cuando las cosas tomaron un giro horrible.

“U.S.A. la llevó a la frontera en Texas y fundamentalmente la mandó del otro lado. No pasó un buen tiempo y fue secuestrada”, afirmó el letrado Chris Elmore. Los contrabandistas mexicanos trataron de obligarla a entrar en una red de tráfico de personas, mas por último pudo escapar y retornar a USA.