Con Barral este Cádiz funciona

Resumen y gol del Cádiz 1-0 Osasuna de Copa del Rey.

Los buenos comienzos casi siempre tienen un final feliz y el Ramón de Carranza vivió una de esas noches en las que el buen arranque del partido del Cádiz ante Osasuna se tornó en un epílogo con perdices, abrazos, un gol, una redención, un árbitro señalado, un penalti y un pase a la siguiente ronda de Copa del Rey.

Las perdices se las comió un equipo que maniató a Osasuna casi durante toda la primera mitad y que jugó a lo que quiso en la segunda. Desde el primer minuto el Cádiz salió entregado y bien plantado en el terreno de juego, con las líneas juntas e impidiendo a Osasuna cruzar cómodamente la medular del campo.

Fue en una de esas, cuando, en el minuto 16, Nico Hidalgo mandaba fuera un cabezazo tras centro de Moha Traoré, cuyo destino más fácil era el fondo de la red. Poco después sería David Barral quien comenzaría a aparecer insistentemente. El de San Fernando, titular, perdonó una clara ocasión que se marchó por muy poco, pero solo minutos antes de un gran testarazo con el que comenzaría su particular redención.

Fue al ecuador de la primera mitad, con el Cádiz cómodo en el campo, cuando llegó el primer tanto del partido. El equipo amarillo, acostumbrado a las galopadas de Salvi por la banda derecha, llamó a filas de nuevo a un Traoré, descomunal en el inicio, que servía un centro al punto de penalti donde aparecía David Barral saltando portentosamente y con la cabeza preparada para poner el primero.

Mano al pecho, abrazo con todos sus compañeros y ovación del Carranza para el gaditano. Era el minuto 26 y el “castigado” se redimía ante su afición, sus compañeros y su entrenador. Hasta entonces Osasuna aún no había aparecido en el partido, limitado y forzado a tiros desde media distancia casi siempre inofensivos para Rubén que no fueron a más y que permitieron que el Cádiz se asentara en una situación de juego que maneja a las mil maravillas: El contragolpe. Así hasta el final de una primera parte donde el amarillo siempre resaltó más que el rojillo.

Antes del epílogo hubo varios capítulos interesantes de empuje por ambos equipos. Fueron los visitantes quienes salieron en la segunda mitad con la posesión, ayudado por un Cádiz replegado y agazapado. Hasta en dos ocasiones avisó en los primeros tres minutos del segundo periodo: En la primera apareció Rubén para parar una buena internada de David Rodríguez por la izquierda y posteriormente fue la defensa quien salvó, sin complicaciones, una buena entrada por la derecha. Poco más hasta el 87, con un buen disparo desde la izquierda que se paseó por el área pequeña.

Ralentizaba el partido el conjunto de Cervera y permitía a Osasuna crecerse pero poco podía hacer ante el sistema y la idea de un Cervera con las ideas más que claras. Barral, primer defensor de su equipo, replegaba atrás y buscaba los espacios que los rojillos iban dejando a medida que el partido avanzaba y que se fue trabando hasta el minuto 69 que merece un capítulo aparte. El protagonista Ais Reig, colegiado del encuentro, que decidió expulsar a Álvaro Cervera, amonestar a Aitor que estaba en el banquillo, a Carrillo y Abdullah. Y todo tras una jugada sin aparente importancia y en un solo minuto. Ahí apareció la afición cadista para recordarle al árbitro lo bueno que era (en tono irónico, claro está).

Osasuna intentó la igualada

De ahí al final el partido fue un intento de Osasuna por atacar sin espacios, sin ideas claras y que se topaba, una y otra vez, con el Cádiz. El partido había entrado en un capítulo con mayores crispaciones y menos juego, pero con las sensaciones de una banda derecha igualmente peligrosa -ya con Salvi en lugar de Traoré- a cada recuperación de pelota. Pero sin ninguna noticia más en el marcador pese a las buenas opciones que tuvieron Barral (incluido el penalti del último minuto) y el propio Salvi. No hubo más goles, pero tampoco los necesitó el partido, hecho a imagen y semejanza del equipo local.

Si hablamos de abrazos, estos cayeron del lado de una afición que sigue entregada a un equipo que ilusiona, que se desfonda tal y como pide su entrenador y una plantilla que, pese a las dificultades, da el cien por cien cada segundo de partido. Abrazos ficticios e imaginarios pero abrazos reales de los jugadores entre sí, de los jugadores con Barral y de Barral con sus compañeros. No así de la afición con Reig, pese al penalti riguroso señalado sobre Salvi y que falló Barral tras una descomunal parada de Manu.

FICHA TÉCNICA:

1 -Cádiz: Rubén Yáñez, Rober, Villanueva, Marcos Mauro, Bijker, Álex Fernández, R. Abdullah (Garrido, min. 71) Nico, Moha Traoré (Salvi, min.71), Barral y Dani Romera (Carrillo, min.52).

0 -Osasuna: Manu Herrera, Oier, David García, Unai, Aitor Buñuel, Arzura, Lucas Torró (Fran Mérida, min. 62) De Las Cuevas, Sebas Coris (Barja, min. 76), Míguel Díaz (Quique, min. 76) y David Rodríguez.

Goles: 1-0, m. 26: D. Barral

Árbitro: Ais Reig (Colegio Valenciano). Amonestó a D. García, Aitor Buñuel, Abdullah, Carrillo, Á. García, Arzura y Barral. Expulsó a Álvaro Cervera.

Ramón de Carranza: 12.451 espectadores