Las autoridades australianas capturaron a un cocodrilo de 4 metros y 600 kilos de peso que, de acuerdo a los vecinos del Territorio del Norte, se habría comido al menos 12 perros y había atacado a un pescador, informó el portal local 9News.

Antes de trasladar al reptil a una graja de cocodrilos, este fue encerrado en una celda policial de la ciudad de Darwin como si se tratara de un convicto.

 

En Bolivia, un enorme toro entró a un aeropuerto, llegó a la pista de vuelo e hirió a un pasajero

 

Pero aproximadamente durante un año, el animal aterró a los habitantes de Wurrumiyanga, una pequeña comunidad de las islas Tiví.

Actualmente, el cocodrilo no posee la necesidad de buscar comida y se encuentra rodeado de hembras en 300 acres de tierra pantanosa de una granja.