Al igual que los dispositivos móviles han tomado diversas facetas de nuestra vida, también han ido tomando el paisaje urbano y la forma de moverse por la ciudad. Hace tiempo que podemos encontrar detalles como wifi gratuito en los autobuses urbanos y cargadores de móviles en el tren o en el metro que aprovechan la energía que se produce en las frenadas para darnos esa pequeña carga que nos hace falta para contestar un mensaje o escuchar el final del podcast antes de llegar a casa.

Movilidad y móvil van muy unidas en el entorno urbano y no solo porque compartan raíz lingüística, sino porque los mapas digitalizados, el GPS y diversas aplicaciones están haciendo que moverse ágilmente por la ciudad sea cada vez más llevadero en todas sus formas. Veamos algunos de estos desarrollos móviles:

Para montarse en todo

Hay varias formas de moverse por la ciudad: a pie, en autobús, en metro, en bicicleta, en coche, en moto y hasta en patinete. Por eso existen determinadas aplicaciones que nos indican itinerarios diferenciando la forma de movernos. La más usada, también por ser una de las primeras en discriminar estos servicios, es Google Maps, pero también están las populares CityMapper y Moovit como potentes alternativas específicas. Estas aplicaciones actúan como planificadores de rutas a tiempo real y nos permiten escoger entre diferentes opciones de transporte para ir de un punto a otro de la ciudad con un tipo de transporte o combinando varios de ellos. Lo interesante es que por muchas rutas que conozcamos para hacer un recorrido siempre nos sorprenden con una que desconocíamos. Además, evolucionan al igual que cambian los actores urbanos. Actualmente, además de ofrecer rutas en autobuses, a pie o metro, se han añadido en ellas alternativas como los vehículos compartidos de alquiler por minutos (coches, motos, bicicletas), o los servicios de alquiler con conductor, tanto de tipo VTC como taxis.

Este tipo de aplicaciones ofrecen una completa información a tiempo real sobre los transportes que tenemos que coger y que toman directamente del servicio de datos de las compañías: a qué distancia están, si pasan por determinado sitio o las paradas más cercanas. La información llega a tal grado de fineza que, como por ejemplo CityMapper, nos recomienda hasta el vagón de metro al que nos conviene subirnos para estar más cerca de la salida. En general las diferencias entre Moovtit y CityMapper no son muchas, quizás las más significativas sean que CityMapper conecta con más alternativas de servicios de movilidad y car sharing, eso sí, solo de Barcelona y Madrid, mientras que Moovit ofrece resultados de más de 40 ciudades en España.

Para ir a pie

No cabe duda de que la forma más ecológica de moverse por la ciudad es ir a pie y además es bueno para mantener una saludable forma física. Para contribuir con esta práctica podemos encontrar aplicaciones que nos ayudan a descubrir itinerarios, tanto en la ciudad como extraurbanos, donde obtener información y parámetros que nos ayuden a mejorar el rendimiento en algo tan habitual como es ir cada día caminando, por ejemplo, hasta nuestros lugares de trabajo.

Google Maps fue pionera en ofrecen la duración del recorrido o el perfil del desnivel para viandantes, pero no es la única. Otras ‘apps’ como MapMyWalk, creada por los desarrolladores de Endomondo, MapMyFintness, una de las más usadas por los corredores urbanos (runners), nos recomienda rutas a pie para utilizarlas en nuestra ciudad, además crea la posibilidad de establecer contacto con una amplia comunidad de personas que hacen las mismas rutas e incluso acceder desde varios dispositivos y sincronizar nuestros progresos con el resto de ‘apps’ que desarrolla la misma compañía.

Por otra parte MapsMe, perteneciente a la comunidad OpenStreetMap, que aboga por el acceso universal y gratuito a este tipo de recursos, nos permite usar los planos sin conexión, pero con navegación GPS. Los mapas están optimizados para ahorrar con eficacia espacio en la memoria. Este servicio está construido con código abierto y de forma colaborativa por los usuarios que son los que van añadiendo todos los detalles que van apareciendo en los mapas.

Para ir en bici

Moverse en bicicleta por determinadas ciudades donde los coches siguen dominando es bastante complicado, pero también hay forma de hacerlo seleccionando las calles donde hay menos tráfico en las que podemos circular con mayor seguridad. Para esto la iniciativa EnbiciporMadrid.es proporciona un mapa online donde podemos encontrar itinerarios llamados tranquilos para los ciclistas. Este mapa se puede consultar vía móvil a través de la app OruxMaps donde se puede descargar para usar sin conexión.

La información llega a tal grado de fineza que, como por ejemplo CityMapper, nos recomienda hasta el vagón de metro al que nos conviene subirnos para estar más cerca de la salida

Por otra parte aplicaciones de pago como Bike Citizens ofrecen un tipo de información similar pero mejorando considerablemente el interface y añadiendo características como indicaciones por voz o lugares de interés. En España esta ‘app’ ofrece mapas para 22 ciudades.

Google Maps, Moovit o CityMapper también sirven para trazar itinerarios a bicicletas, pero si los combinamos con Ciclogreen es posible que ganemos alguna recompensa por usar la bici, caminar o usar patines para ir al trabajo, ya que esta plataforma permite acumular puntos a cambio de kilómetros saludables e incluso ayudan a implementar planes específicos de incentivos a la movilidad sostenible en las empresas y centros de trabajo.

Para subirse al bus

Si lo que nos viene mejor es coger el autobús en nuestros desplazamientos las compañías de transportes urbanos de algunas ciudades, como la EMT de Madrid y la de Valencia o la TMB de Barcelona, entre otras, disponen de aplicaciones muy resolutivas y que predicen la llegada a la parada de los autobuses a tiempo real. De hecho estas aplicaciones son la evolución del servicio de aviso SMS para saber cuánto iba a tardar un autobús en llegar a una parada.

Además de las aplicaciones de las compañías municipales hay iniciativas independientes que nos ayudan a gestionar nuestros trayectos en autobús. Una de las más usadas es SeviBus, creada por un estudiante de Ingeniería del Software de 21 años y que lleva evolucionando desde 2010. Otro ejemplo de iniciativa independiente a las ‘apps’ oficiales es Bus Madrid, una sencilla aplicación que cuenta con más de 100.000 descargas.

Para ir en metro

Para la consulta de trayectos en tren metropolitano hay varias referencias. En el caso de Madrid una de las mejores opciones es la oficial de la compañía Metro de Madrid, que nos deja consultar, además de itinerarios, tiempos de espera y planos, cómo está el estado de las instalaciones, permitiendo incluso denunciar a través de la ‘app’ cualquier incidencia de limpieza o desorden que consideremos oportuna. Esta web nos da datos sobre el tráfico del suburbano y nos informa del saldo de nuestra tarjeta de transporte.

En el caso de Barcelona, la ‘app’ Metro de Barcelona, de la empresa Mapway, especializada en este tipo de desarrollos para suburbanos de varias ciudades del mundo, ofrece itinerarios que aportan cierta información turística del entorno, muy útiles si se viaja por primera vez a la ciudad.

Para ir en tren

En cuanto a la consulta de horarios de tren disponemos de aplicaciones como Horarios de tren, un desarrollo que nos permite consultar los tiempos de espera de trenes de cercanías, FEVE o incluso media y larga distancia de varias ciudades y regiones de España.

Por otra parte, la empresa desarrolladora de aplicaciones, GreenLionSoft dispone en su portfolio de diversas aplicaciones con los horarios de tren de cercanías. Aunque es independiente a la oficial de Renfe, ofrece datos a tiempo real tomados de la compañía, por lo que es posible saber el tiempo de espera, las tarifas, el tiempo que se tarda entre dos estaciones.

Para ir en coche

En este caso no nos referimos al nuestro, sino a los que tienen que ver con las plataformas de alquiler de vehículos por minutos. Evidentemente cada empresa tiene su propia aplicación para localizar, reservar y gestionar un trayecto, pero hay algunas que permiten visibilizar en un solo mapa de geolocalización varios de estos servicios. Esto hace que podamos sacarle mejor partido a esta forma de moverse por la ciudad y que ampliemos las posibilidades de encontrar vehículos cerca cuando los necesitemos, precisamente una de las mayores quejas de los usuarios.

Free2Move y Urbi son dos ejemplos de aplicaciones multiservicio que ofrecen comparativas para elegir el proveedor de car sharing más adecuado para cada momento. Allí están desde los ya conocidos coches de Car2Go o eMov, hasta las motos de eCooltra o las bicicletas de BiciMAD y Donkey Republic, entre otros muchos.

En este último punto cabe añadir las aplicaciones de taxis y las plataformas de coches de alquiler por minutos con conductor tipo Cabify o Uber, que se han convertido en una alternativa para la movilidad urbana. En el caso del taxi, y para ponerse al día de cara los nuevos operadores digitales, han sabido equipar los servicios que ofrecen las anteriores en aplicaciones como MyTaxi o PideTaxi, entre otras muchas, que han sabido encontrar la manera de adaptar un servicio tradicional a lo que demandan los nuevos usuarios del transporte público urbano.