La madrugada del pasado 24 de junio, los habitantes de Ahlbach, una aldea ubicada cerca de Limburgo del Lahn (Hesse, Alemania), se despertaron alarmados por una fuerte explosión que hizo temblar sus casas y dejó un cráter de 10 metros de diámetro y 4 de profundidad en un campo de maíz.

 

La investigación que se realizó posteriormente estableció que ese estallido lo provocó “casi seguro” una bomba de la Segunda Guerra Mundial pese a que la policía germana no encontrara ningún resto porque, cuando uno de esos artefactos detona, “generalmente no queda nada”, según informes del diario Bild.

Un vocero de las autoridades locales estimó posible que esa bomba, que solo causó daños materiales, explotara con décadas de retraso porque tenía un detonador de ácido.

 

Nueva erupción del volcán Anak Krakatoa en Indonesia

 

Por otra parte, un experto en la materia atribuyó a la “suerte” el hecho de que “estallara en un campo”, ya que que en esa contienda muchas bombas cayeron “en ciudades y aeropuertos”.

A lo largo de la II Guerra Mundial, las fuerzas aéreas de Estados Unidos y británicas bombardearon intensamente esa zona con el fin de dañar la moral y destruir puntos clave del transporte y la industria de la Alemania nazi.

 

Cortesía: RT